19
Abr
10

…velocidad de sincronización…

Durante las sesiones y talleres que imparto suelo mencionar el concepto de la “velocidad de la sincronización” pero sospecho que se trata de un tema que muchas veces no se termina de entender del todo…aquí una pequeña explicación a mi manera😉

La velocidad de sincronización está relacionada con una pieza clave de cualquier cámara de fotos y que se llama el “obturador”. Cuando hablamos del obturador de una cámara podríamos decir que es, de alguna manera, el párpado de una cámara. Estos “párpados” son los encargados de dejar pasar la luz (o no…) al sensor quien es finalmente el encargado de traducirla (con la ayuda de otros elementos…) en la imagen que vemos en nuestras pantallas. Les recomiendo que si quieren ver cómo es un obturador en funcionamiento vean esto o esto, les puede ayudar mucho a entenderlo.

Bueno, seguimos.  La velocidad de sincronización se relaciona directamente con el obturador de nuestras cámaras debido a que está determinada por la “capacidad” que tienen y su relación con la luz de nuestros flashes. Pufff, a ver, por partes…

Si tienes una cámara reflex existe la posibilidad de que te hayas enterado ya de cual es su velocidad de sincronización. Si no la sabes te recomiendo que hagas una prueba muy sencilla. Pon tu cámara en modo manual (M), abre el flash integrado (sí, con el integrado se puede hacer la prueba…) e intenta subir la velocidad de obturación. Te puedo asegurar que la velocidad no subirá (en la mayoría de los casos…) de 1/200 ó 1/250. Bueno, pues ese límite al que llega la velocidad de obturación de tu cámara es la velocidad de sincronización de tu equipo. Por poner dos ejemplos, en mi Canon 400d la velocidad de sincronización es de 1/200 y en mi Canon 40d la velocidad de sincronización es de 1/250.

Entonces, y para ir cerrando, tal vez una manera de resumirlo sería que la velocidad de sincronización es aquella velocidad máxima en que nuestro obturador es capaz de dejar el sensor completamente expuesto. Si superamos esa velocidad máxima, una de las cortinillas de nuestro obturador (que tiene dos, espero las hayan podido ver en los enlaces más arriba…) aparecerá en  nuestra toma.

Una forma de poner un ejemplo de cómo funciona la velocidad de sincronización y qué pasa cuando la superamos es haciendo una toma usando disparadores para separar nuestro flash de la cámara. De esta forma nuestra cámara no se “enterará” de que estamos iluminando la toma con un flash  y sí nos permite superar esa velocidad. En el ejemplo de esta fotografía vemos nueve tomas en las que dejé la sensibilidad en ISO 100, el diafragma en f5.6 pero fui modificando entre una y otra toma en intervalos de tercio de pasos la velocidad de obturación. Es así que pueden ver como conforme voy subiendo la velocidad de obturación, la franja de la escena que no queda iluminada por el flash se va haciendo cada vez mayor.

¿Y por qué es importante la velocidad de sincronización? (o vamos, ¿para que la quiero conocer…?) Desde luego, y como respuesta más sencilla, para que cuando separemos un flash de nuestra cámara no superemos ese límite de forma que no tengamos escenas expuestas a medias (si ya te has enterado qué es la velocidad de sincronización puedes dejar de leer aquí…)

Para seguir dándole vueltas al tema, en un mundo ideal las cámaras podrían mantener sus sensores completamente expuestos por más tiempo pero mientras tanto nos tenemos que conformar con velocidades en torno a los 200 / 250. Y por qué digo que sería bueno poder superar esas velocidades…? Por que cuando trabajamos, por ejemplo, en un día despejado en el que queremos subexponer el ambiente y lograr un cielo de color azul, al mismo tiempo que exponemos una parte de la toma con flash, lo ideal sería poder usar nuestra velocidad de obturación para lograrlo pero…debemos recordar que no podemos superar la velocidad de sincronización. Es por esto que para lograr un cielo de color azul (siempre que queramos incluir una parte iluminada por flash…) no hay otra manera de lograrlo que cerrando el diafragma de nuestras lentes. Ahora, cerrar el diafragma  si bien oscurecerá ese ambiente hasta darnos el cielo azul que buscamos, también exigirá mucha mayor potencia de nuestro flash. Esa mayor potencia de nuestros flashes no sería necesaria si en vez de subexponer el ambiente con el diafragma lo pudiéramos hacer con la velocidad del obturador pero como les decía, esta no suele poder superar las velocidades entre 1/200 y 1/250…¿y el High Speed Sync no nos solucionaría la vida…? En muchos casos (especialmente cuando trabajamos con el flash sobre la zapata o con cables E-TTL) sí pero es un tema que puede ser complicado tocar en este artículo así que lo dejo para el próximo…¿Que tal…? ¿siguen ahí…? Que conste que advertí que ya podían dejar de leer el artículo ehhh…

Venga, para terminar les he dejado una foto del esquema usado para las fotos de los bloques de madera. No hace falta usar el equipo que usé, es más, creo que el difusor es totalmente innecesario para el ejemplo que necesitaba pero ese día llovía sin parar y el equipo estaba a mano así que lo use…

Bueno, espero les haya servido de algo la explicación y no los haya terminado confundiendo más. Seguimos en contacto y hasta la próxima!

PD1: La estrella de la foto está dedicada a Domingo, muchas gracias por tus palabras y por seguir y apoyar siempre este blog.

PD2: Tengo pendiente escribir sobre esa mágica función que es la “high speed sync” y que tienen muchos flashes (al menos los de gama alta…) pero por el momento no los quiero liar más…


17 Responses to “…velocidad de sincronización…”


  1. 19 abril 2010 a las 10:33

    jajajjajaja
    Muchisimas gracias por la dedicatoria
    Excelente explicacion, como siempre.

  2. 19 abril 2010 a las 18:33

    Comentarios muy interesantes.

    gracias.

  3. 20 abril 2010 a las 03:32

    Muy buena explicación, Javier, y sobre todo muy buenas las fotos ilustrativas del fenómeno.

    Si me permites, te faltó una forma de paliar el problema de usar Flash de relleno a la luz del sol, aparte del de cerrar el diafragma.

    Los flashes externos suelen tener un modo de sincronización rápida, que lo que hace es usar el flash a menor potencia y soltar varios destellos en lugar de uno sólo. Auqnue en un momento dado sólo hay una ventanita expuesta entre las dos cortinillas, al usar varios destellos e ir moviéndose esa ventana, todo el fotograma queda expuesto por igual. El único problema es que al usar menor potencia, se reduce el alcance en metros. Sé que tú lo sabías ya, era sólo por completar la explicación para la gente que lea tu blog.

    Saludos

    Dani

    • 20 abril 2010 a las 07:45

      Hola Daniel!

      Que bueno verte por aquí de nuevo, muchas gracias por tu comentario y explicación. Ayer le escribí una respuesta a alguien en Canonistas en donde le mencionaba el tema del High Speed Sync y hubiera jurado que lo mencionaba en mi blog…vaya cabeza la mía (http://www.canonistas.com/foros/iluminacion/211175-430-exii-modo-av.html)

      He escrito una pequeña nota comentando que tengo pendiente explicar este tema en otro artículo y hablar sobre sus ventajas y limitaciones (que tiene muchas como ya lo sabes…) Yo es algo que uso muy poco por que prácticamente nunca tengo el flash sobre la zapata ni separado con el cable TTL, y claro, por que mis disparadores son los Cybersync y no los nuevos PW que tienen la función “HyperSync” (el riñón que tengo pensado vender irá destinado a la compra de la 5dmkII, se te ocurre qué puedo vender para pillar los PW…?).

      También quiero hablar sobre la “utilidad” de la foto con las nueve velocidades de mi 40d y de cómo “trucar” la exposición cuando trabajamos con flash y luz ambiente (seguramente viste alguna vez el vídeo del tío que le da la vuelta a su cámara para dejar la parte sin exponer por el flash en la parte alta del encuadre y no en la baja…que caña)

      Creo que alguna vez mencioné en el blog (ya no lo recuerdo…) que creo que el futuro de los obturadores pasa por abandonar la parte mecánica y usar la electrónica y su capacidad para bloquear el paso de la información en vez de apoyarse en un medio físico como es el obturador. Tal vez en un futuro las reflex dejen de tener cortinillas y nos permitan trabajar a 1/8000 sin tener que usar la opción de High Speed Sync de los Flashes…soñar no cuesta nada…

      Muchas gracias nuevamente Daniel, eres un máquina, creo que para el próximo artículo de estos te voy a pasar un borrador antes de publicar.

      Un saludo y seguimos en contacto!

      • 20 abril 2010 a las 10:54

        Ja ja, no te pases, que tampoco sé tanto, en realidad cuando me meto a ampliar tus artículos no es por rebatirte, sino porque creo que explicas muy bien, que le pueden servir a mucha gente, y entonces cuando falta algún detallito, pues te lo comento, para que les sirvan aún más.

        De parafernalia para disparar flashes no sé casi nada, sólo uso el ST-E2 y lo demás me suena un poco a Chino, y lo del video ése no lo había vistopero… Qué ingenioso!

        Espero tus artículos con esos trucos para engañar la exposición, me pareces aparte de buen fotógrafo, muy bueno con la iluminación y sus truquitos, yo con el tema del flash no paso de lo básico.

        Un saludo

        Dani

  4. 20 abril 2010 a las 16:22

    Hola Daniel, por favor no dejes de hacerme ver ese tipo de detalles, me viene de escándalo que alguien como tú lea el blog con ese detenimiento. Yo siempre voy a estar encantado de recibir tus comentarios.

    Ya te digo que tengo pendiente hablar de un par de cosillas que creo pueden ser interesantes, todo se andará.

    Un saludo!

  5. 10 Antonio
    21 abril 2010 a las 12:55

    Muy buen post Javier. Imagino que sabrás que existen velocidades de obturación más altas. Las que se mueven en torno a 1/200 y 1/250 son para cámaras réflex que no superan el llamado full frame. Sin embargo, ¿cómo solucionan los profesionales que hacen encargos potentes escenas con luces mixtas a iso 100 y diafragmas muy abiertos? Con un material del copón, es decir, cámaras de formato medio, además de algún que otro truquillo. Éstas usan objetivos de obturación central que pueden obturar a 1/500 (Schneider-Kreuznach) e incluso a 1/800 y 1/1600 (Hasselblad y respaldos Leaf-Aptus). Es obvio que el dinero que hay que invertir aquí es importante, claro que después los resultados son impresionantes. Además de que ya no valdrían los flashes de zapata sino que casi habría que contar con generadores, que si existen es por algo. Sé que eres de los que rechaza el fotómetro, y que piensas que es cosas de gurús carcamales y celosos de revelar sus métodos, quizás en parte debido a esas malas experiencias que alguna vez has contado relacionadas con cierto curso de fotografía. Yo, sin embargo, sí creo en él, pues tiene su razón de ser ya que no siempre es bueno el método ensayo-error. En el momento que usas más puntos de luz de la cuenta el fotómetro “ahorra tiempo” y es preciso como él solo. Aunque también es verdad que para la inmensa mayoría de situaciones no tiene por qué ser necesario. Todo, como siempre, depende del terreno en que nos movamos, y el uso de las fotos en cuestión.

    Saludos Javier

    • 21 abril 2010 a las 16:07

      Que interesante lo que me cuentas Antonio, es que me hablas de marcas que ni conocía y sobre la “obturación central” había escuchado hablar pero no conocía que te permitía trabajar a 1/500 (según la Wiki pueden sincronizar a cualquier velocidad pero su velocidad máxima de exposición no puede superar los 1/500…pero ya sabes, tampoco hay que fiarse 100% de la wiki…) Ahora, velocidades de 1/800 y 1/1600, esas sí que son palabras mayores! 1/1600 está a tres pasos por delante de lo que es capaz de hacer la 5dmkII!! El ahorro en potencia de flash a esas velocidades de obturación capaces de sincronizar tiene que ser fantástico. Algún día my friend, algún día…

      Y sobre el fotómetro de mano, pufff, esa puede ser un debate largo, largo, largo. Es verdad que en esquemas muy complejos puede que sean útiles y además, clavan las exposiciones pero…cual es para ti la exposición correcta…? Es decir…a mi me suele suceder que sobreexpongo todo lo que hago y lo hago a posta por que me gusta el resultado, en ese caso usaría el fotómetro de mano como referencia…no se, durante el tiempo que lo usé me aburrió mucho (y mira que lo usé…) Es verdad que hay trabajos en los que no nos podemos poner artísticos y tal vez sea necesario usarlo pero por el momento sigo en mis trece, voy a organizar una campaña llamada “QUÍTALE LAS PILAS A TU FOTÓMETRO DE MANO Y MÉTELO EN UN CAJÓN” (bueno, al menos hasta que aprendas a iluminar sin él…jejejeje)

      Y nuestro curso! Ya sabes lo que pienso sobre ese tipo de cursos, mi forma de pensar no ha cambiado en lo absoluto pero aun así, debo de reconocer que aprendí mucho de él. Estoy seguro que la intensión de “ese” curso no fue enseñarme lo que ahora se pero por cosas de la vida, terminé aprendiendo mucho de él (como cuando te caes en un agujero y te rompes una pierna y aprendes a mirar por donde caminas…me explico…?) Además conocí a gente fabulosa (incluyéndote a ti…) y eso no tiene precio (aunque la de cafés y cervezas que nos podríamos tomar con ese dinero…uffff…mejor ni recordarlo…) y por cierto, me ha encantado eso de los “gurús carcamanes”, jajaja,

      Bueno Antonio, es un placer tenerte en este blog. Aprendo de ti y me encanta leerte, es una vergüenza que no nos veamos nunca y nos comuniquemos a través de comentarios. A Helena por lo menos ya logré verla hace poco pero ahora me faltas tú.

      Un fuerte abrazo y muchas gracias por la información.

      • 12 Antonio
        22 abril 2010 a las 00:00

        Javier, el fotómetro es un número, un dato, pero la luz es interpretación. Cuando yo lo uso lo tomo como referencia, pero eso no quiere decir que tome sus datos al pie de la letra. Se trata de interpretarlo. O sea, que a fin de cuentas, estamos de acuerdo, la luz no es más que interpretar. Además, qué te voy a contar, aprendía medir la luz sin él, y aún sigo sin dominarla. Eso nunca se aprende del todo.

        Releyendo una de tus respuestas le he estado dando vueltas a algo referente al futuro. Como bien comentas las cámaras en unos años dejaran de usar obturación mecánica y pasarán a la obturación electrónica pudiendo sincronizar a la velocidad que nos plazca ¿Imaginas trabajar con ésto? Esto más que una idea es un hecho y ya está inventado. Otra cosa es que a las grandes compañías les interese sacar esto. El camino viene marcado por las cámaras de tipo EVIL, cámaras compactas de objetivos intercambiables. Durante un tiempo se anduvo rumoreando que los tiros de la Olympus sustituta de la E-3 irían por aquí. Olympus es de las marcas que más apostó siempre por las novedades como una apuesta firme. parece que este proyecto cayó en saco roto. De todos modos todo se andará… Soy de los que piensan que la fotografía digital está dando “ahora”, y aunque no lo parezca, sus primeros pasos.

        Por cierto, a ver si investigo esa pregunta… me dejaste con la cabeza dándole vueltas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Me he mudado de casa, puedes visitar el nuevo blog en: www.javiergarciarosell.com

...también sigo en Follow javgarciarosell on Twitter y


 

Visitas

  • 311,468 visitas!

A %d blogueros les gusta esto: