04
Dic
15

el balance de blancos

El tema del balance de blancos es uno de mis favoritos y me encanta enseñarlo. Aunque resulta más divertido hacerlo en vivo y en directo, voy a intentar que quede lo más claro posible por que me parece un tema fundamental para comprender otros conceptos dentro de la fotografía digital. Y por cierto, si quieres que te quede todo muy muy muy clarito, te recomiendo que antes de seguir leyendo este artículo le des una buena leída a este otro.

Bueno, pues ahí vamos…¿qué es el balance de blancos…? Para ponerlo en una sola frase que luego explicaremos más en detalle, el balance de blancos es de alguna manera el encargado de que aquellos blancos de una escena aparezcanrealmente blancos (y no, por ejemplos, con dominantes azules, rojas, etc…) Seguramente más de una vez jugaste con el botón “WB” de tu cámara (white balance = balance de blancos) y notaste como, dependiendo de qué simbolo escogieras, la escena adquiría una tonalidad fría o una tonalidad cálida…ahora vamos a procurar entender a qué se debe esto.

Empecemos por dejar claro un concepto fundamental y es el de “gris neutro”. Podríamos definir un gris neutro como aquel gris que no tiene ningún tipo de dominante en sus canales (RGB). Un ejemplo gráfico de un gris neutro sería el parche que vemos aquí abajo. Este parche tiene sus valores RGB como se indican a continuación:

gris-neutro11

Por otro lado, el parche que veremos a continuación, aunque parezca gris, no se podría considerar como neutro ya que sus tres canales no están alineados:

gris-neutro-no-neutro11

Y ahora veamos ambos “grises” pero esta vez con sus respectivos histogramas:

histogramas

Se que estos parches que son la mar de aburridos pero quiero que noten como los histogramas de cada uno de los parches son diferentes. En el histograma de la izquierda (el correspondiente al gris neutro…) solo vemos un pico (que en realidad son tres, uno rojo, uno verde y uno azul, solo que se encuentran uno encima del otro…) mientras que en el histograma del gris que no es neutro vemos tres picos que corresponden a los colores básicos de la imagen digital. Es así que utilizando un histograma podemos interpretar si nos encontramos con un gris neutro o si fuera el caso, con un blanco neutro…

Los ejemplos que he incluido hasta el momento han sido creados por mi mismo y no son fotografías por lo que ahora vamos a intentar trarladar estos conceptos al mundo de la fotografía. Vamos a introducir para eso una nueva variable que resulta especialmente importante, esta variable será la temperatura de color. Esta temperatura de color se expresa en Kelvin y mientras menor sea la temperatura de color de una fuerte de luz, esa fuente tenderá más hacia los rojos mientras que si esa temperatura de color se hace mayor, esa fuente tenderá más hacia los azules. Es así que, por ejemplo, la luz de una vela tendrá una temperatura aproximada de 1900 K, la luz de un foco de tungsteno (como los que aun vemos en muchas casas y que poco a poco están desapareciendo…) tendrá una temperatura aproximada de 2900 K, la luz de un flash tendrá una temperatura aproximada de 5500 K y así sucesivamente. Todo esto sirve, entre otras cosas, para comprender que si ilumino una superficie gris (o blanca) con una luz cálida (como una vela o un foco de tungsteno), esa superficie se verá con una dominante cálida mientras que si iluminamos esa misma superficie con una luz cuya temperatura es muy alta, esa superficie tendrá una dominante azul. Estos cambios en la temperatura de color de las fuentes de luz son algo que nuestros ojos junto con nuestro cerebro están compensando constantemente pero que nuestras cámaras no logran realizar con tanta facilidad y para eso existe el concepto de balance de blancos.

Un ejemplo burdo pero bastante eficaz es aquel en que posicionamos una hoja de papel bond debajo de una bombilla de tungsteno y preguntamos a alguien de qué color es la hoja de papel. Todas las personas a quienes les hagamos esta pregunta responderán que la hoja de papel es blanca ya que por experiencia saben que una hoja de papel bond es blanca pero la realidad es que no la están viendo de color blanco, la están viendo más bien amarillenta… Esa “corrección” que realiza nuestro cerebro y que se genera constantemente con todos los elementos a nuestro alrededor nos resulta tremendamente diaria y sencilla pero a nuestras cámaras no. Es por eso que para que nuestra cámara reproduzca una superficie fielmente antes debemos de indicarle a la cámara cual es la temperatura de color de la luz con la que estaremos iluminando esa superficie.

En el siguiente ejemplo iluminé una carte de color (de la que ya hablaré en detalle más adelante…) con luz de sol directa. En el ejemplo podemos ver como se reproducen los colores de la carta cuando utilizamos el balance de blancos de la cámara en 5 posiciones diferentes. La primera posición es una temperatura escogida directamente a través de los valores que permite la Canon 5dmarkII y las siguientes son “tungsteno”, “luz de día”, “nublado” y “sombra”. Las temperaturas que corresponden a cada uno de estos presets han sido escritas a partir de la referencia que da Canon para estos valores. Y por cierto, pueden picar en la foto para verla en su tamaño original…

varias-tempraturas1

Analizando los valores de los parches neutros de la carta de color podemos concluir que el mejor balance de blancos para esta escena es justamente el que respondía a la luz que estaba incidiendo sobre ella (“luz de día”) pero también podemos comprobar que el balance no ha sido perfecto ya que los valores de los parches neutros no están alineados. Es aquí que cobra especial importancia el trabajo con archivos RAW ya que una de las ventajas de los archivos de este tipo radica en que podemos modificar la temperatura de color de una escena a posteriori. Es así que lo que haremos es abrir una de las 5 imágenes (da igual cual…) y usando Lightroom o Photoshop (son estas las herramientas que yo uso pero hay otras más…) picaremos sobre uno de los parches neutros de la carta. Al hacer esto, estaremos pidiéndole al programa que modifique los colores de la escena hasta lograr que los valores RGB de ese parche queden alineados. El resultado, aunque dificil de diferenciar a simple vista del que vimos arriba cuando usamos el preset de “luz de día”, es este:

balance-corregido.jpg

Ahora, y para ir cerrando este tema (de momento…) quiero mencionar dos aspectos que creo importantes.

El primero tiene que ver con cuanto confiamos en nuestros monitores. Es muy importante trabajar con un monitor calibrado pero creo que es incluso más importante conocer cómo se generan los colores en el mundo digital. Nuestros ojos son muy buenos acostumbrándose a dominantes y aunque nuestra pantalla tuviera una dominante amarilla probablemente no la notariamos hasta verla sin esa dominante…así funciona nuestro cerebro. Tú sabes que el fondo del facebook, de google, de esta misma página es blanco y aunque tus ojos los vean amarillos (si fuera el caso de que tu pantalla estuviera descalibrada…) tu cerebro los seguirá interpretando como blancos neutros.

El segundo tiene que ver con no volvernos locos con el balance de blancos. Si bien es un tema que creo fundamental controlar para encargos como catálogos de ropa o productos que deban ser reproducidos fielmente, en las fotos del día a día creo que puede ser utilizado más como una herramienta estética. Poder controlar la temperatura de una escena nos permitirá contar historias de diferente forma. Aquí les dejo dos ejemplos de fotos que le hice a Patricia Barreto (una actriz fabulosa y además un encanto de persona) cuyo balance de blancos fue modificado exclusivamente por motivos estéticos. Estos balances de blanco fueron cambiados, además, antes de realizar las tomas por que quería ver el efecto en la pantalla de la cámara.

La primera toma de Patricia tiene la temperatura modificada de forma que los colores del flash que utilicé aparezcan cálidos. De esta manera logramos darle una sensación más cercana y hogareña a la toma. En la segunda toma el proceso fue al revés ya que modifiqué la temperatura de color para que los tonos fueran más fríos y acercarme a una estética de luz de luna.

patricia-1-2-750x500patricia-7300-750x500

Bueno, por ahí van los tiros. Felicitaciones por llegar hasta el final, espero este artículo haya servido para empezar a conocer como funciona el tema del balance de blancos. Si tienes cualquier pregunta no dudes en escribirla en los comentarios.

Un saludo y nos seguimos leyendo!

PD: Para quienes quieran ver actuar a Patricia, pueden hacerlo de jueves a lunes en el Teatro de Lucía con la obraConfusiones dirigida por Óscar Carrillo. No se la irán a perder no…?


0 Responses to “el balance de blancos”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Me he mudado de casa, puedes visitar el nuevo blog en: www.javiergarciarosell.com

...también sigo en Follow javgarciarosell on Twitter y


 

Visitas

  • 311,468 visitas!

A %d blogueros les gusta esto: