04
Dic
15

¿Quien dijo fotómetro de mano?

Hola a tod@s

Hace un par de semanas subí una foto en Instagram que mostraba el fotómetro de mano que acababa de comprar. Es gracioso que yo hable de fotómetros de mano tomando en cuenta que en muchos de mis talleres de iluminación en exterior, cuando tenía ya al grupo reunido, preguntaba: “hay alguien aquí que tenga fotómetro de mano?” a lo que alguien siempre respondía que sí. En eso momento le decía: “quítale las pilas y mételo dentro de un cajón…”. Es por eso seguramente que mucha gente se ha extrañado al ver que he comprado un fotómetro de mano :)

Recuerdo bien como cuando compré mi primer kit de iluminación en el año 2008 (un “Tokura 3000”), el encargado de la tienda (M.I.) me dijo que tendría que comprar sí o sí un fotómetro de mano, que no lograría exponer una escena sin uno. A partir de ahí, supongo, empecé a estudiar el tema de la iluminación y quedé absolutamente enganchado para siempre.

No tuve mi primer fotómetro de mano hasta probablemente un año después de comprar el kit. En ese momento el fotómetro de mano que compré fue el Sekonic L-308s (muy buen fotómetro por cierto, pequeño y de menor precio que muchos otros modelos) Tuve ese fotómetro algún tiempo hasta que decidí venderlo ya que no le daba mayor uso. Esa fue en resumen mi historia con los fotómetros de mano hasta hace un par de semanas en que me encontré con una oferta que no podía rechazar y más tomando en cuenta que conseguir aparatos de este tipo y a buen precio en Lima es casi imposible. Encontré un fotómetro Sekonic L-358 nuevo y en caja a MUY buen precio. Ahora, que encontremos algo a muy buen precio no justifica o al menos no debería justificar que lo compremos pero en mi caso esta compra no solo estaba motivada por el precio, también estaba motivada por la necesidad…y aquí va la explicación…

Sigo pensando que es ideal aproximarse al tema de la iluminación sin contar con uno de estos aparatos (ya me pueden apedrear…). Si bien la curva de aprendizaje/resultado puede que sea más empinada cuando contamos con uno, sigo creyendo que los conocimientos se asientan mejor si no contamos con uno desde un principio. Es así que al menos en el tema de flashes portátiles (y más aun si trabajamos en exterior mezclando flash y ambiente…) me reafirmo en eso de quitarles las pilas y guardarlos en un cajón (al menos durante un tiempo…) Por usar una palabra un poco complicado, pedagógicamente creo que es valioso aproximarse al mundo de la iluminación sin contar con uno de estos aparatos. Ahora, si ya están metidos un tiempo en el tema de la iluminación puede que resulte buena idea tener uno y aquí intentaré explicar por qué.

Actualmente, y después de mucho tiempo, puedo lograr la exposición que esté buscando (usando flashes portátiles o de estudio) por lo general, en dos tomas. Con esto me refiero a que en función a la potencia del flash que esté utilizando y su configuración (zoom o si estoy usando algún tipo de modificador…) escojo unos parámetros de partida (obturación, diafragma e iso) y hago una toma. La segunda toma suele servir para ajustar usando la pantalla de la cámara (y a veces el histograma) para lograr la exposición que estoy buscando. Y ojo que no he dicho la exposición “correcta”, estoy hablando de la exposición “que estoy buscando” a nivel estético.

Ahora, sucede con cada vez más frecuencia que trabajo con más fuentes de luz. Me encuentro a veces con esquemas de 6 o 7 luces y en esos casos un fotómetro me puedo ayudar y mucho a exponer mi escena sin necesidad de hacer “chimping”. No solamente puedo ganar tiempo exponiendo mi escena “numéricamente” sin necesidad de ver la toma en la pantalla si no que además, y aquí una de las fortalezas de este producto, puedo también reproducir un esquema logrando resultados consistentes. Poder trabajar, por ejemplo, con ratios a la hora de hacer un retrato se hace tremendamente fácil usando un fotómetro. Y volviendo al inicio por un momento…¿necesitamos poder trabajar con ratios? Yo creo que no todos lo necesitan aunque por el momento en el que estoy a mi me resulta muy útil.

Otra situación en la que me resulta útil la utilización de un fotómetro es aquella en la que tengo que fotografiar un número grande de personas. No es lo mismo hacer una foto de un grupo de 4 personas que hacer una foto de un grupo de 30 y si tenemos un espacio reducido que no nos permite alejar nuestras luces lo suficiente de los modelos, un fotómetro de mano puede resultar tremendamente útil. Este fotómetro se puede usar para medir la exposición en cada una de las posiciones que los sujetos ocuparán en la foto y así asegurarnos de que la exposición sea lo más consistente posible.

Sucede también que últimamente visito muchos lugares en los que tengo que trabajar y esa visita, entre otros propósitos, tiene por función conocer qué luz hay disponible en la localización para el día de la sesión. Muchas veces hago estas visitas con una cámara en el hombro pero ahora probablemente algunas de estas visitas las haga cargando solamente el fotómetro de mano. Y ojo, no hace falta tener un fotómetro de mano para saber que un lugar está fatal de luz, con la experiencia lo podrán evaluar rápidamente a ojo. De momento a mi me resulta interesante tener esta otra opción abierta.

Y por último, al menos hasta nuevo aviso, actualmente algo que hago mucho en fotografía es enseñar (por mi cuenta y a través del Centro de la Imagen. A veces, en situaciones de prácticas, cuando no tengo la cámara a mano suelo decir en voz alta, en función a como tenga la luz a mi alrededor, unos parámetros que puedan usar mis alumnos para estar cerca de una exposición de forma que ellos sobre esos parámetros ajusten su propia exposición en función a sus propias necesidades o estéticas. Tener un aparato como este puede resultar interesante a la hora de encontrarme con este tipo de situaciones en los que puede ser interesante darles un punto de partida a los alumnos.

En fin, por ahí van los tiros y mi “historia” con los fotómetros de mano. Si crees que ha llegado el momento de comprar uno este modelo es una excelente opción. Si andas un poco apretado de dinero y quieres comprar empezar a experimentar con uno, el modelo L-308s que mencioné al principio es una excelente opción.

Un saludo y seguimos en contacto!

01


0 Responses to “¿Quien dijo fotómetro de mano?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Me he mudado de casa, puedes visitar el nuevo blog en: www.javiergarciarosell.com

...también sigo en Follow javgarciarosell on Twitter y


 

Visitas

  • 311,309 visitas!

A %d blogueros les gusta esto: