13
Feb
16

Nueva web

hola a tod@s, ya no uso este sitio aunque lo siguiré teniendo como un archivo para los artículos que escribí hace un tiempo. Para visitar la nueva web pueden entrar a:

http://www.javiergarciarosell.com

nos vemos!

04
Dic
15

calibración de monitores

compo-2-750x500

El primer calibrador que compré alguna vez fue el Spyder2EXPRESS de Datacolor que funcionó bien durante un buen tiempo hasta que un día empezó a fallar y esto se agravó con la llegada del sistema operativo “Lion” cuando Datacolor dejó de dar soporte para este sistema operativo (eventualmente parcharon este problema a través del software del Spyder 3 pero me dió la impresión de que ya casi que les daban igual los usuarios del Spyder 2)

A raíz de esto es que la calibración de mi monitor no ha sido todo lo frecuente que quisiera y de ahí probablemente mi especial interés en conocer el funcionamiento de la “generación” de los colores en un monitor (en teoría, aunque nuestro monitor esté descalibrado, en algunos casos si realizamos un balance de blancos correcto y controlamos con cuidado las posiciones de nuestros picos de altas luces, blancos, sombras, negros, etc, podemos vivir sin un calibrador…los puristas ya me pueden apedrear)

Ahora, los calibradores no son aparatos baratos así que no fue hasta que logré convencer a otros 4 fotógrafos de comprar uno en grupo que no llegó a mis manos el ColorMunki Display de Xrite (la misma gente que hace el Color Checker Passport) así que aquí les dejo un pequeño resumen de mis impresiones sobre este producto.

Primero lo primero, ¿Qué es un calibrador?

En palabras sencillas un calibrador es un aparato que lleva un lente que es capaz de “ver” como reproduce una pantalla (o un proyector y en algunos casos también una impresora) el color para asegurarse que lo esté reproduciendo de la forma correcta. Es por eso que se suele hablar con frecuencia de cómo un calibrador busca generar una coherencia de color entre los diferentes medios que los reproduzcan.

La forma en la que se genera un color en el mundo digital es bastante concreta (recomiendo darle una leída a esteartículo) pero la manera en que los diferentes medios reproducen ese color puede variar muchísimo (cada monitor reproduce los colores de una forma diferente). Un blanco puro (255, 255, 255) en una pantalla mal calibrada puede verse, por ejemplo, con tonalidades verdes pero no lo notamos (nuestros ojos hacen un excelente trabajo al adaptarse a los colores) hasta que calibramos correctamente nuestra pantalla.

¿Cómo se usa?

El funcionamiento de un calibrador es en realidad bastante sencillo. Sólo es necesario conectarlo a un puerto USB y ejecutar el software que trae. Este software se encargará de hacernos una serie de preguntas, nos pedirá que coloquemos el calibrador sobre la pantalla y presentará una serie de parches de color que este “leerá” y que ayudarán a determinar la luminosidad correcta, el contraste y la forma en que los colores se reproducen. Este proceso puede tardar entre 5 y 10 minutos (dependiendo del calibrador) para finalmente permitirnos guardar la calibración que acabamos de realizar con un nombre de perfil ICC que se cargará a partir de ese momento por defecto cada vez que encendamos nuestra computadora.

IMG_3132-750x500

El ColorMunki Display

El ColorMunki Display es una de las versiones de calibradores de la serie ColorMunki y se encuentra a la mitad de esta entre la versión más básica conocida como ColorMunki Smile y la más avanzada conocida como ColorMunki Photo. Nosotros escogimos quedarnos con la versión media ya que con sus características teníamos suficiente. Si fuera el caso que imprimen con mucha frecuencia y quieren calibrar su impresora, en ese caso tendrán que comprar el ColorMunki Photo.

 

IMG_3151-750x500

El ColorMunki display es capaz de calibrar pantallas y proyectores (no impresoras) y trae además dos opciones adicionales con las que personalmente no trabajo pero que igual les menciono. El ColorMunki Display trabaja con un sistema que permite medir la luz ambiente para adaptar la calibración a las condiciones del entorno y funciona además con el sistema ADC (Automatic Display Control) que básicamente permite que el propio software controle los valores básicos de una pantalla (como contraste y luminosidad…) haciendo que no tengamos que hacerlo desde el panel de control de cada dispositivo. No uso ninguna de estas dos opciones debido a que las condiciones de mi espacio de trabajo no varían lo suficiente como para justificar una medición continua del ambiente (además, esto significaría tener el calibrador conectado y sobre mi mesa siempre) y en el caso del sistema ADC prefiero que el software controle solo la parte de la calibración y no los controles básicos del panel de control de mi pantalla debido a que después de hacer algunas pruebas los resultados me parecieron mejores haciendo estos cambios yo mismo.

Este calibrador, como la gran mayoría de calibradores, trae un contrapeso que sirve para poder colocarlo sobre las pantallas que vayamos a calibrar. Es pequeño y pesa muy poco (calculo que se habrán inspirado en el mono tití al momento de diseñarlo, es REALMENTE pequeño)

IMG_3044-750x500

El calibrador está diseñado de manera que la calota que cubre el lente de dispositivo sirva para medir la luz ambiente (en caso quisiéramos que la calibración la tuviera en cuenta…) y de paso protege el propio lente del calibrador encargado de hacer la medición.

IMG_3069-750x500IMG_3155-750x500

¿Calibrador sí o calibrador no? (Conclusiones)

Mi experiencia con este calibrador de momento está siendo muy positiva. Tuve algunas peleas al principio ya que no lograba resultados consistentes pero resulta ser que mi pantalla principal (la HP LP2465) parece estar pidiendo ya ser jubilada. La respuesta de Xrite a este problema tardó un poco en llegar pero fue bastante profesional y completa. Trabajar de manera paralela con un monitor calibrado y el Color Checker Passport es tremendamente cómodo y nos da la tranquilidad de saber que estamos trabajando con los colores correctos.

Es importante mencionar que de momento mi experiencia se limita exclusivamente al sistema operativo de Apple (aun sigo con el 10.7.5) en donde gestionar los perfiles de color es bastante simple incluso en espacios de trabajo como el mío en que trabajo solamente con una MacBook Pro del 2011 conectada con el monitor HP LP2465. Ambas pantallas tienen su propio apartado de gestión de color al que se llega a través de “preferencias de sistema”, “pantalla”.

Si estás empezando en fotografía mi consejo es que no te compliques demasiado con la computadora que compres. Personalmente prefiero las Apple por que en mi caso ha demostrado ser una máquina durísima, literalmente no la he tenido que arreglar desde que la compré y baso en ella todo mi flujo de trabajo. En lo que sí creo que es importante invertir es en un buen monitor (un calibrador no convertirá un monitor de 200 dólares en un buen monitor) Un buen monitor no es barato y aunque no hace falta irse a marcas como Quato, NEC, LACIE, EIZO, etc, sí creo que es necesario guardar una parte del presupuesto para la pantalla.

Y sobre el calibrador, mi recomendación es que te busques un grupo de amigos y compren uno entre todos. A menos que trabajes en artes gráficas y que el color sea absolutamente crítico en tu trabajo, no creo necesario calibrar un monitor todas las semanas. Si lo organizas bien puedes lograr tener el calibrador el tiempo suficiente para calibrar tu monitor con la suficiente frecuencia que te permita trabajar cómodamente (con esto que acabo de decir queda claro que no tengo ninguna relación con Xrite, me imagino que este comentario no les va a hacer ninguna gracia…)

Bueno, espero que les haya sido útil. Si tienes cualquier pregunta no duden en escribirla debajo en la parte de los comentarios.

Un saludo y seguimos en contacto!

PD1: Todas las fotos que aparecen en este artículo son mías, si te interesa puedes usarlas libremente mientras menciones la autoría y fuente.
PD2: Para los posibles interesados, las tomas se hicieron con la 5dmarkII, el 100mm 2.8 macro y el Canon 430EXII.
PD3: Aun están abiertas las inscripciones para el Taller Avanzado de Iluminación. La gestión de color en escenas iluminadas con flash será una parte importante de este taller. Aquí tienes un enlace con la información de la inscripción y como recompensa por haber llegado leyendo hasta aquí, puedes aun pagar el precio con descuento.

04
Dic
15

los pasos de luz (reloaded)

Han pasado 5 años desde que escribí en el antiguo blog un artículo hablando sobre los pasos de luz y su importancia, y tomando en cuenta que lo considero un tema clave en fotografía, he decidido reeditarlo e intentar mostrar este tema de la forma más simple posible.

Medir la luz de una escena y exponerla “correctamente” pasa a veces por entender cómo funcionan los pasos de luz y a qué nos referimos cuando hablamos de ellos. Parecerá algo obvio para algunos fotógrafos pero no todos saben que elfotómetro de nuestras cámaras está diseñado para trabajar y ser leído en pasos de luz. Normalmente al ver por el visor de nuestras cámaras nos encontremos con algo parecido a esto: -2..1..0..1..2+. En la foto de abajo pueden verlo en la pantalla de una Canon 5dmarkII.

IMG_6746-750x500

Ese gráfico incluye además una linea (o serie de lineas dependiendo de la marca de la cámara…) que se mueve de izquierda a derecha y lo que hace esta linea/as es darnos una lectura de la luz que refleja la escena que estamos encuadrando con nuestras cámaras (si aun no tienes claro como funciona la luz reflejada este artículo puede ayudarte a entenderlo…) Esa linea se moverá en función a cómo movamos los tres parámetros básicos de nuestras cámara:

1) Diafragma
2) Velocidad de la Obturación
3) ISO.

En la vida real no deberíamos interpretar la lectura de un fotómetro de luz reflejada al pie de la letra (al menos hasta que no comprendamos bien como funciona un fotómetro de luz reflejada…) pero más o menos va así. Si al apretar el botón de disparo de nuetras cámaras vemos que la linea está, por ejemplo, en -2, deberíamos entender que la escena estásubexpuesta dos pasos, si está en -1 que está subexpuesta un paso, si está en 0 que está bien expuesta, si está en+1 que está sobreexpuesta un paso y si está en +2 que está sobreexpuesta dos pasos.

Ahora, ¿qué pasa si, por ejemplo, la linea está entre los números y no sobre ellos…? Resulta que para eso están los dos puntos que hay entre cada número…para poder dividir los pasos en tercios. Veamos cómo se leen algunos ejemplos para aclararnos:

-2,.1..0..1..2+ “la toma está subexpuesta 1 paso y 2/3″
-2..1.,0..1..2+ “la toma está subexpuesta 1/3 de paso”
-2..1..0.,1..2+ “la toma está sobreexpuesta 2/3 de paso”
-2..1..0..1.,2+ “la toma está sobreexpuesta 1 paso y 2/3″

Y por cierto, si viéramos que el punto (en los anteriores ejemplos ilustrado con una coma…) empezaran a tintinear debemos entender que la toma está sobreexpuesta más de dos pasos (si tintinea del lado del +) o subexpuesta más de dos pasos (si tintinea del lado del -)

En la enorme mayoría de cámaras reflex digitales actuales, las ruedas de dial (ruedas dentadas…) sirven para marcar los tercios de cada parámetro a través de sus “clicks” (¿me explico con lo de los clicks? …ese ruidito que hace la rueda al girar…). Ese “click” resulta tremendamente útil ya que si quisiéramos, por ejemplo, perder en una escena tres pasos de luz bastaría con mover el dial hasta escuchar (o sentir) 9 clicks…dos pasos serían 6 clicks, un paso y 1/3 serían 4 clicks, etc.

IMG_6722-Editar-750x500

Si llegamos a conocer nuestras cámaras lo suficiente deberíamos ser capaces de mover los parámetros de la misma sin quitar el ojo del visor y reconociendo hacia que dirección debemos de mover un dial para ganar o perder luz. De esta forma nuestra forma de trabajar se volverá más dinámica y rápida. Entonces, y para ir cerrando este tema, a menos que nuestra cámara esté configurada de una manera distinta, por regla general cada click de nuestra/s rueda/s de mando corresponde a un tercio de paso y cada tres clicks de nuestra/s rueda/s de mando corresponde a un paso completo.

Bueno, por ahí van los tiros. Espero haberlos ayudado a entender un poco este tema.

Un saludo y seguimos en contacto!

04
Dic
15

el balance de blancos

El tema del balance de blancos es uno de mis favoritos y me encanta enseñarlo. Aunque resulta más divertido hacerlo en vivo y en directo, voy a intentar que quede lo más claro posible por que me parece un tema fundamental para comprender otros conceptos dentro de la fotografía digital. Y por cierto, si quieres que te quede todo muy muy muy clarito, te recomiendo que antes de seguir leyendo este artículo le des una buena leída a este otro.

Bueno, pues ahí vamos…¿qué es el balance de blancos…? Para ponerlo en una sola frase que luego explicaremos más en detalle, el balance de blancos es de alguna manera el encargado de que aquellos blancos de una escena aparezcanrealmente blancos (y no, por ejemplos, con dominantes azules, rojas, etc…) Seguramente más de una vez jugaste con el botón “WB” de tu cámara (white balance = balance de blancos) y notaste como, dependiendo de qué simbolo escogieras, la escena adquiría una tonalidad fría o una tonalidad cálida…ahora vamos a procurar entender a qué se debe esto.

Empecemos por dejar claro un concepto fundamental y es el de “gris neutro”. Podríamos definir un gris neutro como aquel gris que no tiene ningún tipo de dominante en sus canales (RGB). Un ejemplo gráfico de un gris neutro sería el parche que vemos aquí abajo. Este parche tiene sus valores RGB como se indican a continuación:

gris-neutro11

Por otro lado, el parche que veremos a continuación, aunque parezca gris, no se podría considerar como neutro ya que sus tres canales no están alineados:

gris-neutro-no-neutro11

Y ahora veamos ambos “grises” pero esta vez con sus respectivos histogramas:

histogramas

Se que estos parches que son la mar de aburridos pero quiero que noten como los histogramas de cada uno de los parches son diferentes. En el histograma de la izquierda (el correspondiente al gris neutro…) solo vemos un pico (que en realidad son tres, uno rojo, uno verde y uno azul, solo que se encuentran uno encima del otro…) mientras que en el histograma del gris que no es neutro vemos tres picos que corresponden a los colores básicos de la imagen digital. Es así que utilizando un histograma podemos interpretar si nos encontramos con un gris neutro o si fuera el caso, con un blanco neutro…

Los ejemplos que he incluido hasta el momento han sido creados por mi mismo y no son fotografías por lo que ahora vamos a intentar trarladar estos conceptos al mundo de la fotografía. Vamos a introducir para eso una nueva variable que resulta especialmente importante, esta variable será la temperatura de color. Esta temperatura de color se expresa en Kelvin y mientras menor sea la temperatura de color de una fuerte de luz, esa fuente tenderá más hacia los rojos mientras que si esa temperatura de color se hace mayor, esa fuente tenderá más hacia los azules. Es así que, por ejemplo, la luz de una vela tendrá una temperatura aproximada de 1900 K, la luz de un foco de tungsteno (como los que aun vemos en muchas casas y que poco a poco están desapareciendo…) tendrá una temperatura aproximada de 2900 K, la luz de un flash tendrá una temperatura aproximada de 5500 K y así sucesivamente. Todo esto sirve, entre otras cosas, para comprender que si ilumino una superficie gris (o blanca) con una luz cálida (como una vela o un foco de tungsteno), esa superficie se verá con una dominante cálida mientras que si iluminamos esa misma superficie con una luz cuya temperatura es muy alta, esa superficie tendrá una dominante azul. Estos cambios en la temperatura de color de las fuentes de luz son algo que nuestros ojos junto con nuestro cerebro están compensando constantemente pero que nuestras cámaras no logran realizar con tanta facilidad y para eso existe el concepto de balance de blancos.

Un ejemplo burdo pero bastante eficaz es aquel en que posicionamos una hoja de papel bond debajo de una bombilla de tungsteno y preguntamos a alguien de qué color es la hoja de papel. Todas las personas a quienes les hagamos esta pregunta responderán que la hoja de papel es blanca ya que por experiencia saben que una hoja de papel bond es blanca pero la realidad es que no la están viendo de color blanco, la están viendo más bien amarillenta… Esa “corrección” que realiza nuestro cerebro y que se genera constantemente con todos los elementos a nuestro alrededor nos resulta tremendamente diaria y sencilla pero a nuestras cámaras no. Es por eso que para que nuestra cámara reproduzca una superficie fielmente antes debemos de indicarle a la cámara cual es la temperatura de color de la luz con la que estaremos iluminando esa superficie.

En el siguiente ejemplo iluminé una carte de color (de la que ya hablaré en detalle más adelante…) con luz de sol directa. En el ejemplo podemos ver como se reproducen los colores de la carta cuando utilizamos el balance de blancos de la cámara en 5 posiciones diferentes. La primera posición es una temperatura escogida directamente a través de los valores que permite la Canon 5dmarkII y las siguientes son “tungsteno”, “luz de día”, “nublado” y “sombra”. Las temperaturas que corresponden a cada uno de estos presets han sido escritas a partir de la referencia que da Canon para estos valores. Y por cierto, pueden picar en la foto para verla en su tamaño original…

varias-tempraturas1

Analizando los valores de los parches neutros de la carta de color podemos concluir que el mejor balance de blancos para esta escena es justamente el que respondía a la luz que estaba incidiendo sobre ella (“luz de día”) pero también podemos comprobar que el balance no ha sido perfecto ya que los valores de los parches neutros no están alineados. Es aquí que cobra especial importancia el trabajo con archivos RAW ya que una de las ventajas de los archivos de este tipo radica en que podemos modificar la temperatura de color de una escena a posteriori. Es así que lo que haremos es abrir una de las 5 imágenes (da igual cual…) y usando Lightroom o Photoshop (son estas las herramientas que yo uso pero hay otras más…) picaremos sobre uno de los parches neutros de la carta. Al hacer esto, estaremos pidiéndole al programa que modifique los colores de la escena hasta lograr que los valores RGB de ese parche queden alineados. El resultado, aunque dificil de diferenciar a simple vista del que vimos arriba cuando usamos el preset de “luz de día”, es este:

balance-corregido.jpg

Ahora, y para ir cerrando este tema (de momento…) quiero mencionar dos aspectos que creo importantes.

El primero tiene que ver con cuanto confiamos en nuestros monitores. Es muy importante trabajar con un monitor calibrado pero creo que es incluso más importante conocer cómo se generan los colores en el mundo digital. Nuestros ojos son muy buenos acostumbrándose a dominantes y aunque nuestra pantalla tuviera una dominante amarilla probablemente no la notariamos hasta verla sin esa dominante…así funciona nuestro cerebro. Tú sabes que el fondo del facebook, de google, de esta misma página es blanco y aunque tus ojos los vean amarillos (si fuera el caso de que tu pantalla estuviera descalibrada…) tu cerebro los seguirá interpretando como blancos neutros.

El segundo tiene que ver con no volvernos locos con el balance de blancos. Si bien es un tema que creo fundamental controlar para encargos como catálogos de ropa o productos que deban ser reproducidos fielmente, en las fotos del día a día creo que puede ser utilizado más como una herramienta estética. Poder controlar la temperatura de una escena nos permitirá contar historias de diferente forma. Aquí les dejo dos ejemplos de fotos que le hice a Patricia Barreto (una actriz fabulosa y además un encanto de persona) cuyo balance de blancos fue modificado exclusivamente por motivos estéticos. Estos balances de blanco fueron cambiados, además, antes de realizar las tomas por que quería ver el efecto en la pantalla de la cámara.

La primera toma de Patricia tiene la temperatura modificada de forma que los colores del flash que utilicé aparezcan cálidos. De esta manera logramos darle una sensación más cercana y hogareña a la toma. En la segunda toma el proceso fue al revés ya que modifiqué la temperatura de color para que los tonos fueran más fríos y acercarme a una estética de luz de luna.

patricia-1-2-750x500patricia-7300-750x500

Bueno, por ahí van los tiros. Felicitaciones por llegar hasta el final, espero este artículo haya servido para empezar a conocer como funciona el tema del balance de blancos. Si tienes cualquier pregunta no dudes en escribirla en los comentarios.

Un saludo y nos seguimos leyendo!

PD: Para quienes quieran ver actuar a Patricia, pueden hacerlo de jueves a lunes en el Teatro de Lucía con la obraConfusiones dirigida por Óscar Carrillo. No se la irán a perder no…?

04
Dic
15

teoría del color digital

***ADVERTENCIA: ESTE ARTÍCULO ESTÁ ESCRITO PARA QUE SEA LO MÁS SIMPLE POSIBLE AUNQUE ESO SIGNIFIQUE NO ENTRAR EN DETALLES QUE, SI BIEN SERÍAN MÁS PRECISOS, PODRÍAN LLEVAR A CONFUSIONES***

teoria-del-color-750x500.jpg

El tema de la “teoría del color digital” es para mi uno de los temas más importantes en fotografía digital debido a sus repercusiones en temas relacionados y espero con este artículo intentar explicarlo. La idea, en realidad, es bastante simple y parte de la pregunta: ¿cómo se genera el color en el mundo digital?

Resulta que nuestras cabezas han trabajado por años con colores generados a base de pigmentos (que por cierto, vemos por que reflejan luz…). De chicos seguramente jugamos con témperas y supimos rápidamente lo que sucede cuando mezclamos muchos colores… Esta forma de generar color a partir de pigmento responde a la teoría sustractiva del color y un lugar donde la podemos ver actuar constantemente es en las impresoras a color de cualquier casa (donde por lo general encontramos un cartucho negro y otro con los colores Cian, Magenta y Amarillo – CMYK) . El tema de la teoría sustractiva de color da para mucho pero ahora me quiero centrar en aquella que explica la forma en que se generan los colores en el mundo digital, esa es la teoría aditiva.

Además de crear colores con pigmentos, también lo podemos hacer con luz y es aquí que empezaremos a comprender cómo funcionan los dispositivos que generan colores en el mundo digital (televisores, proyectores, cámaras, celulares, etc…) Son tres los colores primarios en la teoría aditiva, el rojo, el verde y el azul y de ahí las siglas RGB (Red, Green,Blue) que seguramente más de una vez hemos encontrado (los colores secundarios en la teoría aditiva son el amarillo, el magenta y el cian pero esto lo hablaremos en otro artículo…). Estos tres colores son los encargados de generar todos los colores que estamos viendo ahora mismo en la pantalla de nuestra computadora. Cada vez que vemos, por ejemplo, una foto de un paisaje en la pantalla de un televisor o en la pantalla de un celular, debemos saber que ese paisaje se generó a partir de tres colores primarios, los tres colores primarios de la teoría aditiva (rojo, verde y azul…)

CIRCULOS-750x500

Ahora, puede resultar un poco difícil comprender cómo a partir de solamente tres colores se puedan generar tantos colores como vemos en cualquier imagen digital y es aquí donde este tema se empieza a poner especialmente interesante…

La razón por la que se pueden generar tantos colores a partir de únicamente tres colores básicos responde a que cada uno de estos tres colores se presenta en un total de 256 “intensidades” (con valores que van de 0 a 255) Es decir, el rojo tiene un total de 256 niveles, el verde tiene 256 niveles y el azul tiene 256 niveles.

Para ver esto con un poco de mayor facilidad vamos a imaginar una habitación sin ventanas ni puertas y con las paredes, el techo y el suelo pintadas de negro. Dentro de esta habitación hay tres focos, uno de color rojo, otro de color verde y otro de color azul. Empecemos por imaginar que los tres focos están apagados y que con la ayuda de un dimmer, empezamos a encender el foco de color rojo. Mientras estaba apagado, este foco permanecía en su nivel “0″ (la habitación estaba negra por falta de luz) y conforme lo encendemos y su luz se va volviendo más intensa va acercándose al nivel 255 de “intensidad” (máximo nivel…) Lo mismo podríamos hacer con los otros dos focos y la idea se repetiría. Esto lo podríamos resumir diciendo que mientras más bajo el nivel de ese rojo, verde o azul, más cerca estará del negro (nivel “0″) y mientras más alto sea ese número (nivel “255″) más cerca estará del “rojo puro”, el “verde puro” o el “azul puro”. Ahora, y para ir cerrando un poco el ejemplo de la habitación pintada de negro, imaginemos que esa habitación es en realidad la pantalla de una computadora y que esos focos son los pixeles que la constituyen. El característica “aditiva” viene, básicamente, de que para poder ver color debemos de sumar información sobre un soporte (una pantalla por ejemplo…)

NIVELES-750x500

Tomando en cuenta lo que acabo de comentar, si tenemos disponibles 256 niveles de rojo, 256 niveles de verde y 256 niveles de azul, probablemente haya algunos de ustedes que imaginen matemáticamente cuantas combinaciones podemos lograr a partir de estos niveles de cada color. Para quienes no lo sepan, la respuesta en realidad es bastante simple. La cantidad de colores que podemos lograr a partir de estas combinaciones resulta de multiplicar 256 x 256 x 256 lo que da un total de 16,777,216 colores.

Miren como queda la imagen que encabeza el artículo cuando combinamos los tres colores (en sus diferentes niveles…) que la forman:

teoria-del-color02-750x500

Algunas preguntas normales suelen surgir de esta teoría, aquí algunas de ellas:

¿Cómo se logra el color negro puro? El negro puro se genera dejando todos los colores en su nivel “0″ (0, 0, 0) Algo parecido a apagar los focos o pixeles de la pantalla de una computadora lo que genera que la pantalla se vea negra.

¿Cómo se logra el color blanco puro? Por muy raro que parezca, el blanco puro se logra poniendo los tres colores a su máximo nivel (255, 255, 255) Por ejemplo, el fondo blanco de este blog está hecho por píxeles que llevan sus valores de RGB a su máxima potencia. El fondo de facebook y de google entre otras muchísimas páginas también…

¿Cómo se logra el color rojo puro? Dejando el color rojo en su máximo nivel y los otros dos colores en su mínimo nivel (255, 0, 0)

¿Cómo se logra el color verde puro? Dejando el color verde en su máximo nivel y los otros dos colores en su mínimo nivel (0, 255, 0)

¿Cómo se logra el color azul puro? Dejando el color azul en su máximo nivel y los otros dos colores en su mínimo nivel (0, 0, 255)

¿Cómo se logran los colores secundarios? (cian, magenta y amarillo – CMY) Estos colores se logran dejando dos de los canales en su nivel máximo y el tercero en su nivel mínimo. Cian (0, 255, 255), Magenta (255, 0 , 255) y Amarillo (255, 255, 0)

¿Cómo se logran los tonos de gris? Los tonos de gris se logran alineando los tres valores RGB, es decir, usando el mismo valor para los tres colores. Un gris claro, por ejemplo, podría lograrse usando la combinación 230, 230, 230. Un gris oscuro, por el contrario, se lograría alineando valores cercanos al negro como por ejemplo 20, 20, 20.

De esta última pregunta, una de las conclusiones que me resulta especialmente interesante es que la única forma de lograr un gris 100% neutro es a través de una combinación homogenea. Si uno de los valores RGB no está alineado, ese gris no será neutro (hablaré de este tema en otro artículo más adelante ya que se enlaza con el tema de balance de blancos…)

En estos dos ejemplos podemos ver los valores de tres puntos de dos fotos, una a colores y otra en blanco y negro cuyos valores terminan alineados.

niveles-02-750x500valores-750x500

Bueno, por ahí van los tiros cuando nos referimos a la teoría del color digital. Si quieres experimentar con su forma de trabajar y tienes Photoshop instalado en tu computadora, abre una foto cualquiera y activa la pantalla de “info” (f8) y en ella podrás comprobar el valor RGB de cada pixel sobre el que pases el puntero de mouse. Y si tienes mac y te gustaría tener a mano una herramienta parecida, busca a través del spotlight una herramienta que se llama “medidor de color digital”, seguro que te gusta.

Espero que este artículo sea un primer paso para entender como funciona el color digital. Si tuvieran cualquier pregunta sobre este teme que seguiré tocando en futuros artículos no dudes en escribir un comentario.

Un saludo y seguimos en contacto!

PD1: Si tienen un teléfono “destos inteligentes” busquen una app que se llama “RGB Picker” o “ColorChecker”. Son dos de mis favoritas y si les interesa este tema, seguramente les resultarán útiles para terminar de entenderlo.
PD2: Felicitaciones por llegar hasta el final, no mucha gente lee hoy en día…

04
Dic
15

las 6 luces ¿o tres?

Hola a tod@s!

Últimamente ando un poco alejado de los flashes los que he estado usando para trabajos pero utilizando esquemas relativamente simples. Además, en las clases que he estado dictando ultimamente me he concentrado en la luz natural y muchas veces también en la utilización de tachos de luz continúa. Sea como sea, quiero procurar siempre estar en contacto con la iluminación y por eso hice esta sesión de fotos con Michelle (muchas gracias Michi!).

Hacia tiempo que quería montar este esquema de luces. Esta manera de disponer los flashes genera un efecto que me parece lindísimo y aunque en realidad nunca lo había aplicado ya lo había planeado en mi cabeza. Como luz principal usé dos flashes marca Bowens 500C a 45 grados y con paraguas blancos. Estas luces estaban bastante picadas y rellenadas con un rebotador plateado que se encargaba de iluminar las sombras que se formaban en la parte del cuello, boca, nariz y ojos. Por detrás de Michelle había dos cajas de luz montadas sobre dos Bowens 500C y también a 45 grados. Estas dos cajas de luz se encargaban de separar a Michelle del fondo, general esa iluminación que se ve en el lado derecho del rostro (por el tipo de peinado en esta foto no se nota en el lado izquierdo) e iluminar el pelo de forma suave. Para terminar, hacía falta quemar el fondo para la foto que tenía en mente y para eso usé dos flashes pequeños (un Canon 580EXII y un Canon 430EX) ya que el area que tenía que cubrir no era muy grande. Las potencias que usé fueron de 1/4 en el caso de los flashes grandes y de 1/2 en el caso del Canon 430EX y de 1/4 en el caso del Campm 580EXII.

Y sobre la explicación del título, resulta que la realidad de este esquema es que aunque esté construido a partir de 6 luces (dos luces principales, dos luces de separación y dos luces de fondo…) no es más que un esquema de 3 luces multiplicado por dos (sí, como lo acabo de escribir…) A veces pensar en esquemas de esta manera (simplificando las luces o multiplicándolas por dos…) ayuda a quitarnos el miedo que puede generar trabajar con un número de luces mayor a dos. Esto desde luego se hace más fácil si contamos con 4 flashes iguales (en este caso los Bowens) que permitan regular su potencia de la misma forma.

Bueno, por ahí van los tiros. Espero les sea útil y se animen a intentarlo que para eso he puesto la foto del esquema ;)

Un saludo y seguimos en contacto!

PD: Para quienes les queda la duda…f11, 1/160 e iso 100 :)

04
Dic
15

¿Quien dijo fotómetro de mano?

Hola a tod@s

Hace un par de semanas subí una foto en Instagram que mostraba el fotómetro de mano que acababa de comprar. Es gracioso que yo hable de fotómetros de mano tomando en cuenta que en muchos de mis talleres de iluminación en exterior, cuando tenía ya al grupo reunido, preguntaba: “hay alguien aquí que tenga fotómetro de mano?” a lo que alguien siempre respondía que sí. En eso momento le decía: “quítale las pilas y mételo dentro de un cajón…”. Es por eso seguramente que mucha gente se ha extrañado al ver que he comprado un fotómetro de mano :)

Recuerdo bien como cuando compré mi primer kit de iluminación en el año 2008 (un “Tokura 3000”), el encargado de la tienda (M.I.) me dijo que tendría que comprar sí o sí un fotómetro de mano, que no lograría exponer una escena sin uno. A partir de ahí, supongo, empecé a estudiar el tema de la iluminación y quedé absolutamente enganchado para siempre.

No tuve mi primer fotómetro de mano hasta probablemente un año después de comprar el kit. En ese momento el fotómetro de mano que compré fue el Sekonic L-308s (muy buen fotómetro por cierto, pequeño y de menor precio que muchos otros modelos) Tuve ese fotómetro algún tiempo hasta que decidí venderlo ya que no le daba mayor uso. Esa fue en resumen mi historia con los fotómetros de mano hasta hace un par de semanas en que me encontré con una oferta que no podía rechazar y más tomando en cuenta que conseguir aparatos de este tipo y a buen precio en Lima es casi imposible. Encontré un fotómetro Sekonic L-358 nuevo y en caja a MUY buen precio. Ahora, que encontremos algo a muy buen precio no justifica o al menos no debería justificar que lo compremos pero en mi caso esta compra no solo estaba motivada por el precio, también estaba motivada por la necesidad…y aquí va la explicación…

Sigo pensando que es ideal aproximarse al tema de la iluminación sin contar con uno de estos aparatos (ya me pueden apedrear…). Si bien la curva de aprendizaje/resultado puede que sea más empinada cuando contamos con uno, sigo creyendo que los conocimientos se asientan mejor si no contamos con uno desde un principio. Es así que al menos en el tema de flashes portátiles (y más aun si trabajamos en exterior mezclando flash y ambiente…) me reafirmo en eso de quitarles las pilas y guardarlos en un cajón (al menos durante un tiempo…) Por usar una palabra un poco complicado, pedagógicamente creo que es valioso aproximarse al mundo de la iluminación sin contar con uno de estos aparatos. Ahora, si ya están metidos un tiempo en el tema de la iluminación puede que resulte buena idea tener uno y aquí intentaré explicar por qué.

Actualmente, y después de mucho tiempo, puedo lograr la exposición que esté buscando (usando flashes portátiles o de estudio) por lo general, en dos tomas. Con esto me refiero a que en función a la potencia del flash que esté utilizando y su configuración (zoom o si estoy usando algún tipo de modificador…) escojo unos parámetros de partida (obturación, diafragma e iso) y hago una toma. La segunda toma suele servir para ajustar usando la pantalla de la cámara (y a veces el histograma) para lograr la exposición que estoy buscando. Y ojo que no he dicho la exposición “correcta”, estoy hablando de la exposición “que estoy buscando” a nivel estético.

Ahora, sucede con cada vez más frecuencia que trabajo con más fuentes de luz. Me encuentro a veces con esquemas de 6 o 7 luces y en esos casos un fotómetro me puedo ayudar y mucho a exponer mi escena sin necesidad de hacer “chimping”. No solamente puedo ganar tiempo exponiendo mi escena “numéricamente” sin necesidad de ver la toma en la pantalla si no que además, y aquí una de las fortalezas de este producto, puedo también reproducir un esquema logrando resultados consistentes. Poder trabajar, por ejemplo, con ratios a la hora de hacer un retrato se hace tremendamente fácil usando un fotómetro. Y volviendo al inicio por un momento…¿necesitamos poder trabajar con ratios? Yo creo que no todos lo necesitan aunque por el momento en el que estoy a mi me resulta muy útil.

Otra situación en la que me resulta útil la utilización de un fotómetro es aquella en la que tengo que fotografiar un número grande de personas. No es lo mismo hacer una foto de un grupo de 4 personas que hacer una foto de un grupo de 30 y si tenemos un espacio reducido que no nos permite alejar nuestras luces lo suficiente de los modelos, un fotómetro de mano puede resultar tremendamente útil. Este fotómetro se puede usar para medir la exposición en cada una de las posiciones que los sujetos ocuparán en la foto y así asegurarnos de que la exposición sea lo más consistente posible.

Sucede también que últimamente visito muchos lugares en los que tengo que trabajar y esa visita, entre otros propósitos, tiene por función conocer qué luz hay disponible en la localización para el día de la sesión. Muchas veces hago estas visitas con una cámara en el hombro pero ahora probablemente algunas de estas visitas las haga cargando solamente el fotómetro de mano. Y ojo, no hace falta tener un fotómetro de mano para saber que un lugar está fatal de luz, con la experiencia lo podrán evaluar rápidamente a ojo. De momento a mi me resulta interesante tener esta otra opción abierta.

Y por último, al menos hasta nuevo aviso, actualmente algo que hago mucho en fotografía es enseñar (por mi cuenta y a través del Centro de la Imagen. A veces, en situaciones de prácticas, cuando no tengo la cámara a mano suelo decir en voz alta, en función a como tenga la luz a mi alrededor, unos parámetros que puedan usar mis alumnos para estar cerca de una exposición de forma que ellos sobre esos parámetros ajusten su propia exposición en función a sus propias necesidades o estéticas. Tener un aparato como este puede resultar interesante a la hora de encontrarme con este tipo de situaciones en los que puede ser interesante darles un punto de partida a los alumnos.

En fin, por ahí van los tiros y mi “historia” con los fotómetros de mano. Si crees que ha llegado el momento de comprar uno este modelo es una excelente opción. Si andas un poco apretado de dinero y quieres comprar empezar a experimentar con uno, el modelo L-308s que mencioné al principio es una excelente opción.

Un saludo y seguimos en contacto!

01




Me he mudado de casa, puedes visitar el nuevo blog en: www.javiergarciarosell.com

...también sigo en Follow javgarciarosell on Twitter y


 

Visitas

  • 302,716 visitas!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.092 seguidores